Prioriza tus gastos ahora; alcanza tus objetivos financieros después Hombre a la computadora Hombre a la computadora Hombre a la computadora Hombre a la computadora
Your Money

Money Lessons

Prioriza tus gastos ahora; alcanza tus objetivos financieros después

Crear un plan financiero puede ayudarte a costear lo que realmente quieres

Quieres ahorrar para tu jubilación. Sabes que necesitarás un nuevo automóvil. Quieres volver a la universidad y obtener un título superior. Y quizás, solo quizás... finalmente te tomarás esas fantásticas vacaciones.

¿Cómo ahorras para estos objetivos financieros con tan amplia variedad de cantidades previstas y cronogramas? Como primera medida, deberás ver en qué estás gastando ahora para poder determinar cómo ahorrar para estos objetivos más grandes a lo largo del camino.

A continuación, verás cómo clarificar y concentrar tus esfuerzos:

1. Debes saber dónde estás parado

Antes de detallar tus objetivos, échale un vistazo a tu panorama financiero general. Entiende tu crédito, tus ahorros y tus deudas, para asegurarte de tener claros tus compromisos actuales y qué recursos podrían estar disponibles.

Para evaluar tu crédito, consulta tu calificación crediticia. Es una medición rápida y fácil de tu salud crediticia general. Una vez que conozcas dónde estás parado, estarás en una mejor posición para planificar tus próximos movimientos y estrategias para administrar tu crédito, deuda y ahorros.

2. Observa tus gastos

Para determinar cómo puedes ahorrar, es inteligente observar primero la manera en que gastas. "Mi filosofía es que, si cuentas tus centavos, entonces los dólares se cuidarán solos", dice Ara Oghoorian, Planificadora Financiera Certificada de ACap Asset Management en Los Ángeles. Oghoorian recomienda usar un software financiero personal para realizar el seguimiento de tus gastos a lo largo del tiempo, promediar la cantidad que gastas y luego usar ese número para preparar tu próximo presupuesto. "Una vez que hayas separado tus gastos fijos de tus gastos discrecionales, revisa cuidadosamente cada instrumento para ver cómo puedes reducir ese gasto", dice Oghoorian. "Algunos costos fijos pueden reducirse y algunos gastos discrecionales pueden eliminarse".

3. Enumera tus objetivos

Prepara una lista de tus objetivos financieros: un nuevo lavaplatos, regalos de días festivos para tus hermanos, un viaje a Roma, la remodelación de la cocina. Escribe las cantidades previstas al lado de cada objetivo. Quizás tu viaje a Roma cueste $5,000, el lavaplatos $800 y comprar un automóvil en efectivo $24,000.

No olvides incluir tu jubilación en la lista. Ese es un cálculo más complejo; por lo tanto, usa una calculadora de jubilación para determinar tu cantidad prevista para lo que probablemente sea el objetivo de ahorro más grande de tu vida.

4. Determina tus cronogramas para ahorrar

Luego, determina la fecha límite ideal en la que te gustaría alcanzar cada objetivo. Te gustaría hacer ese viaje a Roma en julio. Piensas que necesitarás ese nuevo lavaplatos para el próximo día de acción de gracias. Te gustaría cambiar tu automóvil cuando ya tenga ocho años, lo cual ocurrirá dentro de tres años.

5. Divide los objetivos por los cronogramas

Toma una calculadora. Divide la cantidad que quieres ahorrar para cada objetivo por la cantidad de meses hasta tu fecha límite.

Si planificas seguir con tu educación y quieres $10,000 en tu fondo para la escuela de posgrado en un plazo de 2 años, deberás ahorrar $416 por mes durante 24 meses. Y si quieres un lavaplatos de $800 en un plazo de seis meses, deberás ahorrar $133 cada mes.

Para cálculos más complejos como la jubilación que implica invertir tus ahorros durante períodos más largos, consulta nuevamente esa calculadora de jubilación o una calculadora de ahorros por Internet. Y considera si hacer uso de tu crédito puede ser una manera inteligente de alcanzar un objetivo financiero, como comprar el lavaplatos.

"Suma tus objetivos mensuales ideales. Si el total excede lo que puedes ahorrar, como les ocurre a muchas personas, está bien. Detente y vuelve a pensar".

6. Calcula y ajusta

Existen tres formas de hacer esto: extiende tu cronograma, piensa en sumas más pequeñas o elimina completamente algunos objetivos.

Quizás decidas que visitarás Roma un año después de lo esperado, lo que te dará otros 12 meses para ahorrar. Planifica un automóvil de $18,000 en lugar de uno de $24,000 y reduce tu contribución mensual en un 25%. Y quizás ese lavaplatos puede esperar.

Mientras haces esos cálculos, no olvides que muchos expertos recomiendan tener suficiente efectivo a mano para cubrir los gastos equivalentes a seis meses por si pierdes tus ingresos abruptamente o si tienes una emergencia.

Ajusta los objetivos hasta que alcances una suma mensual que puedas, realísticamente, contribuir. Configura un retiro mensual automático de esa cantidad desde tu cuenta de cheques a tu cuenta de ahorro. Puedes incluso configurar múltiples cuentas de ahorro para objetivos específicos.

Para objetivos a largo plazo, como jubilación y universidad, investiga sobre cuentas con ventajas tributarias, como los planes 401(k), IRA y 529 específicamente diseñadas para esos objetivos. Si el plan de jubilación de tu empleador ofrece igualar tus contribuciones, asegúrate de aprovechar esa excelente forma de aumentar tus ahorros. Considera obtener ayuda de un profesional tributario, de inversión contable o legal para estas cuentas y tu plan financiero general.

Ahora relájate y empieza a planificar esas vacaciones.

Para obtener más sugerencias y recursos para dominar tus finanzas, visita chase.com/financialfitness.

Screen Reader Users: To load more articles, scroll down the page, or click the list of articles.